La historia del Sea Soul Nº 4 - Bodega Crusoe Treasure

La historia del Sea Soul Nº 4

La historia del Sea Soul Nº 4

La historia del Sea Soul Nº 4 1400 784 Crusoe Treasure

Uno de los aspectos más gratificantes de nuestro proyecto es que llega al alma de las personas. De nuestros clientes, colaboradores, socios… y nosotros mismos, por supuesto.

Por eso, además de vivir la experiencia de probar nuestros vinos submarinos, se interesan más allá. Y es muy habitual que nos pregunten, por ejemplo, de dónde obtenemos las uvas.

Porque la magia empieza ahí. Como en el caso del Sea Soul Nº 4, 100% uva Syrah, que obtenemos de los viñedos de Álex Ascaso. Un apasionado de la sostenibilidad ambiental, el respeto a la tradición y la experimentación.

No es casualidad, por tanto, que nuestro maestro enólogo Antonio Palacios haya seleccionado dichas uvas del paraíso de Álex en Ayerbe, al norte de los Monegros y al pie de la Sierra de Loarre. Viñedos influenciados por los cálidos vientos de bochorno del sur y, en contraste, con el cierzo del norte proveniente de las sierras. Un entorno privilegiado donde las uvas pueden madurar expresando todo su potencial. Y donde la mano humana redondea el resultado:

«La principal razón por la que elegí los viñedos de Álex es muy sencilla: es un proyecto lleno de ilusión y honestidad. No conozco mejor fórmula para conseguir las uvas más privilegiadas para nuestros vinos atesorados».

Antonio Palacios, maestro enólogo Bodega Crusoe Treasure.


“Si algo bonito tiene la viña es que se adapta a cada clima. No es lo mismo un Syrah del Ródano, que de Australia, que de Ayerbe. Aquí el Syrah es una bendición porque tiene un racimo bien cuajado, con piel suave y necesita el sol para una buena maduración. Y algo maravilloso del mundo del vino es que sea un producto lo más natural posible: la levadura es la protagonista de este proceso mágico… tú simplemente coges la uva, la explotas y consigues que el mosto fermente”.

Álex Ascaso, viticultor y bodeguero.

El vino que sumergimos bajo el mar ya es una maravilla. Y es un vino preparado para el viaje que le espera: un atesoramiento protegido y dinámico por el micro-cambio de las temperaturas y la oscuridad de 20 metros de profundidad. Al compás del mar abierto y la energía de la luna. Un vino que, en los dominios de Neptuno, evolucionará a mejor:

“Tiene otros aromas, otros sabores… unos matices muy personales, que es lo que buscamos. Y está espectacular: más pulido que el terrestre, más cremoso, más redondo, más elegante… aromáticamente es impresionante. ¿Puede ser más ligero y pulido que el terrestre?”.

Álex Ascaso, viticultor y bodeguero.

Sí, contestamos. En los vinos submarinos muchas personas preguntan si el grado alcohólico disminuye bajo el mar, pero en realidad no. Como bien sabe Álex, la graduación se decide el día de la vendimia. Lo que pasa es que el atesoramiento submarino afina los vinos y los vuelve más suaves, dulces, carnosos y redondos, por lo que parece que el grado alcohólico ha disminuido.

Sea Soul Nº4, añada 2012

Aunque podríamos seguir líneas y líneas hablando de nuestra pasión, la verdad es que la única forma de vivirlo es probarlo. De estas uvas 100% Syrah de los viñedos de Álex Ascaso, tenemos ahora mismo a la venta un Sea Soul Nº4 de la añada 2012. Una delicia. Y bajo el mar tenemos otro Sea Soul Nº4, 100% Syrah de estos viñedos de la añada 2014, que puedes reservar ya.

¿No crees que mereces probarlo?