; "La primera vez que probé vuestro vino submarino comenté: este sí puedo beberlo" - Bodega Crusoe Treasure

«La primera vez que probé vuestro vino submarino comenté: este sí puedo beberlo»

«La primera vez que probé vuestro vino submarino comenté: este sí puedo beberlo»

«La primera vez que probé vuestro vino submarino comenté: este sí puedo beberlo» 2405 1783 Crusoe Treasure

Hoy queremos seguir compartiendo con vosotros otra historia más de la familia Crusoe Treasure, esta vez de la mano de Marisol Heras.

¿Quién es Marisol?

Marisol Heras y José Antonio Sánchez son reputados abogados en Zaragoza que hemos tenido la oportunidad de conocer tanto a nivel laboral como visitantes en nuestras experiencias de enoturismo e incluso como asistentes en el I Encuentro Internacional de Enología Submarina, celebrado el pasado mes de diciembre en Bilbao, convirtiéndose en parte de nuestra familia.

¿Cómo nos conociste Marisol?

La verdad es que, echando la vista atrás, han pasado ya algunos años desde que os conocimos. Si no recuerdo mal, una cata en Zaragoza primero y una consulta jurídica, que nos trasladasteis un tiempo después, nos hicieron coincidir.

¿Qué te llamó la atención de la cata?

La cata nos sorprendió mucho. Fue desconcertante escuchar que el vino que teníamos delante no era un vino más, sino que era un vino «atesorado» en el fondo del mar, nos dejó llenos de curiosidad por saber más acerca de Crusoe Treasure. Por suerte, la consulta jurídica nos permitió conocer más detalles y leyendo, leyendo, buceando por la documentación, fue muy fácil contagiarse de ese espíritu ilusionante que tiene vuestra bodega cuando te traslada de tu casa al mar, te hace descender al fondo del mar, y te sumerge en un espacio de arrecifes artificiales, de botellas colonizadas, de vinos misteriosos, exquisitos, mecidos por la mar… si además la consulta os sirvió de ayuda… estupendo.

¿Qué esperabais de la visita a Bodega Crusoe Treasure?

Por supuesto, después de aquello, teníamos que visitar vuestra bodega y nos animamos a ir a Plentzia con un grupo de amigos. Fue muy divertido, recuerdo con nostalgia que entre los amigos había una cierta inquietud acerca de ¿dónde nos llevas? ¿qué vamos a hacer, vamos a beber, vamos a comer? ¿vamos a ir en barco, qué ropa nos ponemos? ¿quién es ese Borja?… La verdad es que en esa ocasión no os había preguntado mucho acerca de los detalles de la experiencia, conociéndoos, tenía plena confianza en que todo estaría perfecto. Así que a los amigos les contesté con vaguedades y, he de confesar que, en las visitas que han seguido a ésta, a pesar de que ya sabía lo que íbamos a hacer, siempre respondo con la misma imprecisión porque creo que, estar a la expectativa, mantiene ese punto de inquietud que potencia lo especial de la experiencia.

Nos habéis visitado varias veces, en 2018 vinisteis 3 veces en dos meses. Borja estaba preocupado, al repetir la misma visita en tan poco tiempo, por si os ibais a aburrir. ¿Cómo fue la experiencia?

Todas las veces que hemos ido a visitaros lo hemos pasado de cine, hemos disfrutado de los vinos, de la gastronomía, del paisaje, del barco, de la historia, de la compañía. Nuestros amigos, aficionados al buen vino y a la buena mesa, entre los cuales ha habido incluso algún sumiller y algún enólogo, han calificado los vinos de excelentes. Mi marido es fan absoluto del número 8, le encanta. Mi opinión personal no es la más significativa, porque no soy bebedora habitual de vino, pero aun así recuerdo que la primera vez que lo probé comenté: éste sí puedo beberlo. Además de ser un vino excelente, me llama especialmente la atención el embalaje marino que la mar le proporciona, personalizando a capricho cada botella, este hecho lo convierte en exclusivo y lo perpetúa porque, después de beber el vino, la botella vacía continúa siendo un original objeto decorativo chulísimo.

¿Por qué repetisteis?

Empezamos a ir por vuestros vinos y volvimos porque los vinos están muy ricos, porque lo pasamos genial y por vuestra calidad humana, todos en general y Borja Saracho en particular. Sois un equipo que desborda pasión, alegría, generosidad, de una manera contagiosa. Os hemos recomendado sin dudar y siempre hemos acertado. Siempre hemos estado muy a gusto y el buen sabor de boca y el buen sabor en boca nos hacen estar deseando volver.

Muchas gracias Marisol y José Antonio es un placer poder compartir con vosotros nuestra pasión y nuestros vinos. ¡Esperando volver a veros pronto!

Pronto seguiremos compartiendo con vosotros otras entrevistas de más visitantes que repiten y que nos enriquecen día a día, como es el caso de Carlos, Jimy, Zoe … pero esas son otra historia.

¡Ven a conocernos y forma parte de la familia Crusoe Treasure, será un placer!

 

Dejar una Respuesta